Vivimos en una época en la que cada vez más es habitual mudarte de un sitio a otro: cambios de trabajo en busca de un futuro mejor o que cada vez más personas optan por alquiler antes que la compra son algunas de las razones por las que se da esta situación.

Desafortunadamente, las mudanzas conllevan mucho estrés y el desembolso de dinero; por tanto, si tenemos en cuenta que las generaciones de hoy en día se van a tener que mudar más de una vez en su vida, se hace necesario conocer cómo hacerlo de manera óptima. Sobre todo en lo que a los trámites burocráticos que apareja.

¿Cómo ahorrar energía en tu mudanza?

Uno de los principales escollos que hay que superar durante la mudanza son todos los trámites necesarios para que puedas contar con energía eléctrica y de gas en tu nuevo hogar.

Es importante que sepas cómo hacerlo para no llevarte un susto en tu primera factura, ya que es necesario que tus contratos se adapten a la forma en que vayas a consumir.

Si ya hay suministro eléctrico o de gas en tu nueva vivienda, lo que tendrás que hacer es el cambio de titular con Endesa o la comercializadora en la que esté contratada la luz o el gas.

El proceso de cambio de titular, ya sea con Endesa u otra compañía, puede hacerse por teléfono, que es la forma más cómoda de hacerlo, aunque también se puede hacer el cambio de titular tanto con Endesa como el resto de comercializadoras de forma presencial en las oficinas de la compañía de tu elección.

Una vez que hayas efectuado el cambio de titular, lo más recomendable es que verifiques que la tarifa vigente es la adecuada para el consumo que vas a realizar. Por otro lado, si no está activado ningún suministro energético, el cliente tendrá que dar de alta el gas y la electricidad.

Este proceso no es gratuito; no obstante, el precio por dar de alta el gas y la electricidad está regulado, por lo que te costará igual sin importar la comercializadora que elijas. Por supuesto, la activación del suministro conlleva la contratación de una tarifa de gas o de electricidad.

Consejos para una mudanza a menor precio

Una mudanza mal organizada puede suponer el desembolso de un dinero que, de haberse organizado de forma correcta, no habría sido necesario. Para evitarlo, te proponemos algunas ideas para hacerlo de consigas reducir al máximo el coste.

A continuación te proponemos algunas ideas:

  • Solicita varios presupuestos a compañías de mudanzas y escoge el que más te convenga.
  • Intenta empaquetar tu mismo todos tus enseres en cajas. Recuerda que cuánto más aprovechadas estén, menos dinero tendrás que invertir en paquetería.
  • Trata de deshacerte de los productos que no vayas a utilizar o que estén anticuados. Cuanto menos productos lleves, menos te costará el desplazamiento.
  • Vende todo aquello que no quieras utilizar en una tienda de segunda mano.
  • Realiza un inventario para que no pierdas nada en el camino.
  • Si hay algo que no puedes desplazar pero del cual no quieres deshacerte, puedes dejarlo en un trastero de forma temporal hasta que sea necesario.

En cualquier caso, para que todos y cada uno de estos consejos funcionen y que sean efectivos, es necesario que se organice la mudanza con la suficiente antelación para poder hacer frente a los imprevistos.

Para ayudarte en la organización, te recomendamos la lectura de este artículo de Mujer Hoy, que muestra otros diez consejos para una mudanza perfecta. Por supuesto, es importante tomárselo con tranquilidad; al fin y al cabo, ¡es solo una mudanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.