Tarjetas de crédito

En la actualidad una de las formas más extendidas de realizar pagos es a través de las tarjetas, sobre todo por su comodidad pero también porque nos pueden proporcionar algunas ventajas qué comentaremos a continuación.

En el mercado hay diferentes tipos de tarjetas entre las que elegir y en este caso nos centraremos en una de las más populares; las tarjetas de crédito.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es una tarjeta que permite al titular disponer de crédito para realizar sus pagos. Estas tarjetas de plástico pueden tener una banda magnética, un microchip y un número en relieve.

Las tarjetas más modernas suelen tener microchip y usan la tecnología ‘Contactless’, y ya no requieren de la firma del titular sino que basta con un número PIN.

Las tarjetas de crédito son emitidas por los bancos y las entidades financieras y permiten al titular obtener financiación, beneficiándose de dinero por adelantado para realizar sus compras, el cual por supuesto deberá de comprometerse a devolver.

Cabe destacar que las tarjetas de crédito implican intereses, comisiones bancarias y demás gastos, de los que el titular también tendrá que hacerse cargo cuando le corresponda pagar.

Entre las tarjetas de crédito más populares y utilizadas en todo el mundo tenemos Visa, Mastercard y American Exprés.

Entre las características de las tarjetas de crédito destacaremos que:

  • Las tarjetas tienen límites en cuanto a la cantidad de la que el titular puede disponer, según la solvencia económica que tenga y la política de riesgos del momento.
  • Son flexibles en los pagos ya que ofrecen al titular la posibilidad de abonar sus saldos al completo en la fecha límite mensual o también les permiten pagar una parte.
  • Dependiendo del banco o entidad financiera la tarjeta establecerá un pago mínimo y quedarán determinados los cargos de financiación para el saldo que quede pendiente.
  • Las tarjetas de crédito sirven para realizar pagos en establecimientos pero también se pueden utilizar para retirar efectivo de un cajero automático, aunque se cobrarán intereses por la disposición.
  • Hay diferentes tipos de tarjetas de crédito; la clásica, la oro, la platino y la black, y básicamente se diferencian en el límite de crédito qué ofrecen.

¿Para qué sirve y cómo funciona una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito cómo su propio nombre nos indica sirven para obtener crédito, el cual se conoce cómo crédito ‘revolvente’ porque lo utilizamos una y otra vez.

Las tarjetas nos ofrecen este crédito para realizar pagos y no tener que desembolsar nuestro dinero, ya que de algún modo este dinero es ‘de prestado’.

El crédito ‘revolvente’ es un tipo de crédito qué podemos utilizar repetidamente sin un número establecido de cuotas, es decir, siempre que lo necesitemos.

No obstante, decir que éste crédito operará según el monto que el banco nos autorice previamente, es decir, qué dispondremos de una línea de crédito hasta cierto límite, del cual no podremos excedernos.

En cuanto al funcionamiento de estas tarjetas pues es muy sencillo, bastará con utilizar la tarjeta para realizar las compras ‘a crédito’ y posteriormente pagaremos por la financiación obtenida a la entidad emisora de la tarjeta, la cual nos podrá ofrecer diferentes opciones de pago diferido, con o sin intereses. Todo dependerá de la tarjeta que hayas contratado.

De otro modo, las tarjetas de crédito nos permitirán acceder a una línea de crédito, la cual podemos utilizar cada vez que queramos realizar cualquier cargo.

En cuanto al crédito, éste estará disponible cuando queramos siempre y cuando liquidemos el total de las compras realizadas a final de mes, antes de que cumpla la fecha del pago.

En caso de no hacerlo en el tiempo establecido nos cobrarán intereses y además el crédito estaría ‘limitado’ para las futuras compras que quisiéramos hacer.

Así que debes de ser responsable con el crédito que utilizas y devolverlo cuando corresponda a la entidad emisora.

¿Qué tipos de tarjetas de crédito hay?

Dentro de las tarjetas de crédito en general podemos diferenciar varias opciones según el límite en la línea de crédito.

Entre las más populares destacaremos las tarjetas clásica y las tarjetas oro y platino, las cuales ofrecen un límite de crédito superior a las convencionales.

  • Tarjeta de crédito clásica. La tarjeta de toda la vida, la que tiene la mayoría. Tenemos Visa, Mastercard y American Exprés. En estas tarjetas el 100% del crédito se cobra ‘a mes vencido’, es decir, que tendrás que devolver el crédito al mes siguiente de la compra. Podrás beneficiarte de este dinero ‘prestado’ sin intereses siempre qué pagues en el periodo establecido, ya que en caso de no hacerlo te cobrarán intereses por el préstamo. En cuanto al crédito disponible, pues normalmente las cantidades oscilan entre los 600 euros y pueden llegar hasta los 1200 euros al mes.
  • Tarjetas de crédito Oro y Platino: Se trata de tarjetas de crédito cuya principal diferencia es el límite en la línea de crédito, el cual a diferencia de las clásicas es superior. Estas tarjetas suelen estar destinadas a los usuarios que las entidades consideran VIPs, que son los que suelen hacer un uso muy frecuente de las tarjetas. Estas tarjetas además disponen de una serie de servicios extras.

Dentro de las tarjetas de crédito también podemos diferenciar las conocidas como tarjetas ‘revolving’, las cuales son muy utilizadas en los Estados Unidos aunque en España no tanto.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir una tarjeta de crédito?

Si estás pensando en solicitar una tarjeta de crédito a tu banco primero pregúntate:

  • ¿Realmente la necesitas?: Porque una tarjeta de crédito es una decisión importante, así que primero pregúntate si realmente la necesitas ya que en caso contrario podrías acabar endeudándote sin razón.
  • ¿Podrás pagarla?: Esa es otra, dispondrás de crédito, es decir, de un dinero que no tienes en tu cuenta bancaria, lo que significa que tendrás que devolverlo. Si vas a utilizarla para aplazar los pagos deberás hacerte cargo de los costes de intereses también, así que piensa sí podrás hacer frente a los costes asociados de estas tarjetas.

Si lo tienes claro, adelante, una tarjeta de crédito puede ser una buena opción, siempre y cuando tengas en cuenta todo lo que hemos comentado en este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here