Depositos bancarios

Hay muchas formas de ahorrar y hoy hablaremos de una en particular, los depositos bancarios.

En los tiempos que corren es muy importante ahorrar, y tener un depósito puede ser una opción interesante. Así que, si tú estás pensando en contratar un depósito estás en el sitio indicado para informarte sobre todo lo que necesitas saber sobre los depositos bancarios.

 
read more
 
read more
 
read more
 
read more
 
read more

 

¿Qué es un depósito bancario?

Los depositos bancarios son un producto que seguramente ya conozcas, pues es una de las diferentes fórmulas que nos ofrecen las entidades bancarias para que podamos darle una rentabilidad a nuestro dinero ahorrado.

Un depósito bancario es un producto a través del cual le permitimos – por decirlo de algún modo- a nuestro banco que disponga de una cantidad determinada de dinero durante un periodo de tiempo concreto y bajo unas condiciones previamente pactadas en un contrato.

Gracias a estos depósitos bancarios las entidades consiguen fondos para realizar préstamos a terceros, y nosotros a cambio disfrutaremos de unos rendimientos en nuestro capital durante el tiempo qué se mantenga activo el depósito.

Los depositos bancarios son una de las formas más conocidas, y también más utilizadas, para ganar dinero mientras se ahorra, y es que una vez que deposites el dinero no hay mucho más que tengas que hacer porque tú banco se encargará de todo.

Si estás interesado en conocer los distintos tipos de depósitos bancarios que puedes encontrar y contratar en un banco para ganar dinero mientras ahorras, continúa leyendo.

¿Qué tipos de depositos bancarios existen?

Se podría decir que dentro de lo que son depósitos bancarios tenemos tres tipos que destacan, ya que suelen ser los más comunes. Estos son: las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo.

Vamos a ver más información sobre los distintos tipos de depósitos.

  • La cuenta corriente. La cuenta corriente de toda la vida, conocida también como depósito a la vista.
  • La cuenta de ahorro (o también libreta de ahorro)
  • El depósito a plazo

La cuenta corriente o a la vista

Se trata de un depósito a la vista que nos permite ingresar dinero al banco y retirarlo siempre que queramos, así que la entidad bancaria estará en la obligación de poder devolvernos el capital cuando lo requiramos.

En una cuenta corriente o a la vista siempre vamos a poder disfrutar de nuestro dinero de inmediato, cuando lo necesitemos.

La entidad a cambio de este depósito nos podrá ofrecer, o no, remuneración a través de los intereses del dinero depositado, y según cual sea la cantidad.

Se trata de la cuenta bancaria de toda la vida y la que muchos tenemos para disponer de nuestro dinero y realizar diferentes operaciones.

A través de esta cuenta podemos realizar pagos y cobros tales como ingresos y retirada de efectivo, enviar y recibir transferencias y domiciliar los recibos, entre otros servicios. También podemos incluir el abono de nóminas, y beneficiarnos de las ventajas de la cuenta nómina.

Por otro lado, es importante que sí tenemos una cuenta de ahorro remunerada  ésta no cobre comisiones por las diferentes gestiones que podamos realizar con la misma.

Cuenta de ahorro

La cuenta de ahorro, o también libreta de ahorro, funciona de manera similar a la cuenta corriente sólo que en este caso el banco te proporcionará una libreta para que puedas tener todos tus movimientos anotados en la misma y puedas llevar un mejor control de tu dinero.

En las cuentas de ahorro se suele dar un mayor nivel de rentabilidad, pero a cambio de ello la disponibilidad del dinero no es tan alta como en las cuentas corrientes o a la vista.

Depósito a plazo

Si bien podríamos decir que las cuentas corrientes y de ahorro suelen ser lo más común, sí de verdad estás buscando ahorrar lo que necesitarás será contratar un depósito a plazo.

Un depósito a plazo fijo es uno de los productos que ofrecen los bancos para que puedas ahorrar tu dinero. Tú entregas una cantidad determinada de dinero al banco para un periodo de tiempo concreto, a cambio de una remuneración.

Esta remuneración la obtendrás como tipo de interés aplicado a tu dinero y podrás disfrutarla al final del periodo del depósito a plazo fijo o en fracciones durante el tiempo que mantengas el dinero sin moverlo.

En el caso de que quieras reclamar el dinero antes de tiempo podrás exponerte a una reducción de la rentabilidad a modo de penalización por no cumplir con lo pactado en el contrato del depósito a plazo.

¿Qué debes saber antes de contratar un depósito?

Dependiendo de cuales sean tus necesidades te convendrá más dejar el dinero en un depósito a plazo, tener una cuenta de ahorro o seguir con tu dinero en una cuenta a la vista.

Pero, sí tienes un dinero ahorrado que no vas a utilizar y quieres rentabilizarlo entonces sí te recomendaría que contrates un depósito a plazo fijo, y que te olvides de ese dinero durante un tiempo. Eso sí, esta opción es válida siempre y cuando no necesites el dinero.

A menudo muchos de los que contratan un depósito acaban reclamando el dinero antes tiempo, y eso implica una penalización.

Así que sí crees que dispones de un dinero que no vas a necesitar de aquí a un tiempo la opción del depósito a plazo fijo es muy interesante para ti.

Si bien un depósito bancario es tan sencillo de entender como de contratar en tu banco, es útil que sepas algunas cosas que te podrán ayudar a tomar una mejor decisión.

Son muchas las entidades bancarias, así que sí sabes cómo buscar podrás aprovecharte de la competencia.

  • Los bancos, cajas y cooperativas de crédito pueden ofrecer depósitos
  • En los depósitos a plazo cuanto mayor es el plazo mayor será la rentabilidad.
  • Hay que pagar impuestos por los beneficios obtenidos en los depósitos

Aunque parezca una obviedad solo podrás contratar depósitos en las entidades bancarias, en las cajas de ahorro y en las cooperativas de crédito. Siempre deben de estar supervisadas por el Banco de España, así que ninguna otra empresa podrá captar depósitos.

Sabemos que en los depósitos a mayor plazo mayor rentabilidad, y la razón es bastante lógica, ya que al tener que prestar nuestro dinero al banco por más tiempo los rendimientos que nos ofrecerán serán mejores.

Así es cómo ambas partes salen ganando con el trato.

También se da en muchas ocasiones que quienes contratan los depósitos quieren retirar el capital, en parte o el total, antes del plazo y cuando esto ocurre las entidades penalizan. Aunque también hay que decir que según sea el banco a veces no ocurre esto.

En cualquier caso, si queremos contratar un depósito a plazo, como ya dijimos antes, es importante que deposites un dinero que no vayas a necesitar y que evites por todos los medios solicitar su retirada antes de que cumpla el plazo pactado.

Si vas a contratar un producto, hazlo siempre sabiendo lo que haces, y teniendo en cuenta los pros y los contras.

Por último, también debes saber qué por los beneficios obtenidos en los depósitos tendrás que pagar impuestos. Dependerá si eres una persona física o jurídica, y del tipo de rentabilidad.

Para estas cuestiones siempre hay que pensar en Hacienda, así que echa cuentas para saber qué intereses cobrarás y cuáles serán retenidos como anticipo de los impuestos.

¿Qué es el Fondo de Garantía de Depósito?

Siempre que se va a contratar un producto o servicio es fundamental informarse de todo, así que para que conozcas más sobre los depósitos bancarios vamos a hablarte ahora sobre el Fondo de Garantía de Depósitos.

Sí estás pensando en ahorrar tu dinero y necesitas sentirte seguro puedes quedarte tranquilo porque sí contratas un depósito a plazo estarás cubierto con la garantía de depósitos.

Este sistema permite que en caso de que la entidad tenga problemas o, en el peor de los casos, quiebre, el depositante tenga un seguro y no pierda sus ahorros.

Cabe destacar que el importe máximo para esta garantía dependerá de cada sistema, aunque en España, que es el que nos interesa, está en los 100.000 euros al igual que en la mayoría de países europeos.

Por otro lado, el fondo de garantía de depósitos se aplica por depositante, lo que significa que sí tienes un depósito quedarás cubierto hasta 100.000€, pero sí tienes dos o más solo tendrás garantizados 100.000€, por lo que dependiendo del importe de tus depósitos podrías dejar una determinada cantidad sin asegurar y con el riesgo de perderla.

Como recomendación para que esto no te ocurra es que, si no quieres exponerte a riesgos innecesarios, contrates depósitos qué no superen la cantidad máxima del fondo de garantía de los depósitos, así podrás disfrutar de depósitos a plazo mucho más seguros para ahorrar.

Otros depósitos

Ya conocemos los depósitos bancarios más comunes, cómo los depositos bancarios a la vista o cuentas renumeradas y los depósitos a plazo.

Pero, también tenemos otros depósitos cómo el depósito regalo donde el banco nos remunera en especie, por ejemplo con una televisión.

A partir del 2015 también surgieron los depósitos con ventajas fiscales, con intereses exentos de tributar en el IRPF.

Por otro lado, tenemos depósitos más complejos cómo los depósitos a interés variable, cuyo interés varía por un índice que suele ser el Euribor, y los depósitos estructurados.

Deja tu comentario

Fianancia tu futuro