lunes, diciembre 10, 2018
Cuentas bancarias. Se podría decir que prácticamente todo el mundo tiene una cuenta bancaria, y del mismo modo que cada uno la utiliza para un fin. Hay diferentes tipos de cuentas bancarias, las cuales se adaptan a las necesidades de cada cliente, y es importante conocerlas. Sí vas a abrirte una cuenta bancaria, independientemente del banco que elijas, debes analizar todas las opciones, y quedarte con la cuenta que más te pueda beneficiar.

¿Qué es una cuenta bancaria y para qué sirve?

La cuenta bancaria es el servicio más básico que podemos contratar en un banco, y nos sirve para administrar el dinero que depositamos en la entidad. Básicamente es un contrato financiero que firmamos con un banco, a través de la cual se registran tanto el balance cómo los movimientos de dinero que realicemos. Principalmente las cuentas sirven para tener dinero, y para llevar a cabo servicios que están asociados a las cuentas bancarias tales cómo ingresos y pagos, domiciliaciones de los recibos, transferencias bancarias, el pago de impuestos… Dependiendo del tipo de cuenta bancaria que elijamos podremos disfrutar de productos financieros asociados a la misma, cómo es el caso de: las tarjetas de crédito o débito, los depósitos, los seguros, los planes de pensiones…

¿Qué tipos de cuentas bancarias hay?

A priori tenemos dos tipos de cuentas principales que destacar dentro de las cuentas bancarias, que son: las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro.
  • Las cuentas corrientes vienen siendo las cuentas de toda la vida, las que utilizamos en el día a día para realizar todo tipo de operaciones bancarias. Estas cuentas son el producto básico que encontrarás en cualquier entidad financiera y podrás utilizarla para ingresar dinero y realizar transferencias, y también para contratar productos como un plan de pensiones o la hipoteca.
  • Las cuentas de ahorro son más bien – cómo ya nos indica su nombre- para ahorrar, así que el banco se encargará de mantener la custodia de nuestros fondos. Estas cuentas permiten a los titulares beneficiarse de una rentabilidad, ya que el dinero depositado en estas cuentas de ahorro suelen ofrecer intereses. La operativa, a diferencia de las cuentas corrientes, está más limitada ya que como decíamos el objetivo es ahorrar.
Dentro de lo que son las cuentas bancarias tenemos una oferta mucho más amplia, así que además de las cuentas corrientes y de ahorro también podemos destacar las cuentas nómina y las cuentas para pymes y autónomos. Dependiendo del perfil que tengas y de cuales sean tus necesidades económicas podrás elegir entre un tipo de cuenta u otro.
  • Las cuentas nómina se incluirían dentro de las cuentas corrientes, y en estas se requiere la domiciliación de la nómina o, en su defecto, de cualquier fuente de ingresos. Pero no vale cualquier ingreso, para contratar la cuenta nómina es importante que tengamos ingresos recurrentes. Por ejemplo, una prestación por desempleo o una pensión servirían para tener contratada una cuenta nómina.
Asimismo, tenemos otro tipo de cuentas que sirven para unos fines muy concretos cómo las cuentas renumeradas con las cuales se puede operar y obtener rentabilidad y las cuentas de inversión o de valores para invertir en Bolsa o en otros activos respectivamente. Por otro lado, no podemos olvidarnos de las cuentas para pymes y autónomos, que son de bastante utilidad para quienes tienen un negocio. Estas cuentas denominadas también de negocio o empresa sirven básicamente para ofrecer un servicio financiero con productos específicos para las empresas y autónomos, para que puedan gestionar mejor su contabilidad. Dependiendo del perfil que tengamos, e incluso de la edad, podremos encontrar un tipo de cuenta que se adapte perfectamente a nuestras necesidades. Las más populares son las cuentas bancarias sin comisiones, sobre todo entre los más jóvenes. En función el público al que van dirigidas podremos clasificar las cuentas bancarias en:
  • Cuentas bancarias para niños. Empieza a ser cada vez más habitual encontrarnos con este producto bancario que permite inculcar a los más jóvenes de la casa la motivación por el ahorro. Habitualmente estás cuentas están orientadas a edades entre 14 y 16 años. Las cuentas suelen ofrecer una rentabilidad, no tienen comisiones y ofrecen regalos y descuentos, sobre todo para el ocio. La operativa es muy limitada.
  • Cuenta bancarias para jóvenes. Para edades comprendidas entre los 16 y los 30 años tenemos las cuentas bancarias para jóvenes. La operativa es muy completa y la mayoría se pueden gestionar cómodamente a través de Internet. De hecho, tenemos las cuentas online que están exentas de comisiones y ofrecen múltiples ventajas.
  • Cuentas bancarias para pensionistas. En cuanto a su operativa, funcionan igual que las cuentas nóminas solo que en este caso en vez de la nómina quedaría domiciliada la pensión. Estas cuentas no tienen comisiones y ofrecen algunas ventajas cómo la devolución de parte de las compras que se realicen y el anticipo de la pensión.

¿Cómo abrir una cuenta bancaria?

Si quieres abrirte una cuenta bancaria tendrás dos opciones: la manera tradicional y por Internet. Dependiendo del tipo de cuenta que queramos tendremos que cumplir con unos requisitos, pero después el proceso es bastante sencillo. En caso de elegir la manera tradicional tendrás que acudir a la oficina de la entidad en la que queramos abrirnos la cuenta. Te recomendamos que vayas a la oficina más cercana. ¿Por qué? Por lo pronto por comodidad, pero también porque sí en algún momento quieres cerrar tu cuenta probablemente tengas que hacerlo en la misma oficina en la que te la abriste. El resumen del proceso sería el siguiente:
  • Vas a tu oficina
  • Presentas toda la documentación necesaria, con tus datos personales, el DNI, la situación laboral si quieres una cuenta nómina, y si es tu caso, el permiso de residencia
  • Firmas el contrato. No olvides leerlo determinadamente para informarte de todas las condiciones de la cuenta bancaria, y sobre todo de las comisiones que pueda tener.
  • Y cumples con los requisitos que te exige la entidad. Cada banco es un mundo, así que conviene que tengas claras tus obligaciones, como tener un saldo mínimo, hacer un consumo mínimo determinado, contratar tarjetas..
Por otro lado, tenemos la manera más actual que es a través de Internet. Hoy en día es muy fácil abrir una cuenta bancaria online. De hecho, hay cuentas específicas que funcionan solo a través de Internet, e incluso otras se manejan exclusivamente desde una app.

¿Qué opciones hay para varios titulares?

Por lo general una cuenta bancaria pertenece a una única persona, que sería el titular, aunque también hay opciones para que otros tengan acceso y derechos sobre el dinero de la cuenta. Pero, además de las cuentas corrientes a nivel individual, también podemos encontrarnos con aquellas cuentas con titularidad múltiple, como las que enumeraremos a continuación:
  • Titularidad subordinada. El titular toma las decisiones importantes y después están los autorizados, que podrán realizar diferentes acciones según se las atribuya el titular.
  • Titularidad mancomunada o conjunta. Es muy utilizada por empresas y sociedades mercantiles, y para cualquier operación será necesaria la firma de todos los titulares.
  • Titularidad indistinta o solidaria. Todos pueden disponer del dinero y utilizarlo sin el consentimiento de los demás titulares. Evidentemente esta cuenta implica confianza.

¿Qué tipo de comisiones podemos encontrarnos?

Aunque ya conocemos qué existen cuentas bancarias sin comisiones, en este apartado vamos a dejarte las tarifas que suele cobrar el banco por sus servicios. Las más habituales son:
  • Comisión de mantenimiento
  • Comisión por transferencia
  • Comisión por emisión y/o mantenimiento de tarjetas
  • Comisión por descubierto

¿Cómo elegir la mejor cuenta y por qué conviene comparar?

Para elegir la cuenta bancaria que mejor se adapte a lo que necesitas es importante que:
  • Decidas sí quieres abrir una cuenta en un banco de toda la vida o en uno online
  • Sepas para qué necesitas la cuenta, es decir, para ahorrar, para obtener rentabilidad, para domiciliar tu nómina…
  • Que eches un vistazo para ver qué ofertas hay y cuál te puede interesar más
Para dar con el mejor producto lo más importante es conocer toda la oferta del mercado y comparar. Tenemos rankings que nos pueden ser muy útiles para decidirnos. Para abrirnos una cuenta bancaria es importante comparar, por qué:
  • Nos ayudará a conocer los diferentes productos del mercado y ver cual necesitamos
  • Evitaremos dejarnos llevar por la primera oferta que veamos
  • Gracias al comparador podremos ver las ventajas que nos ofrecen las diferentes cuentas y los diferentes bancos, y podremos elegir de manera inteligente

¿Cómo cancelar la cuenta y/o cambiar de banco?

Si no estás contento con tu banco o quieres cancelar la cuenta bancaria que tienes contratada tienes dos opciones:
  • Si tu cuenta está en un banco de toda la vida deberás de acudir a tu oficina para cerrar la cuenta. Si por tema de horarios o cualquier otro problema no puedes firmar tú entonces tendrás que autorizar a otra persona con un poder notarial.
  • Si tienes una cuenta con un banco online tendrás que enviar la orden de cierre con los documentos requeridos y realizar el proceso a través de Internet.
En ambos casos se recomienda solicitar al banco el certificado de cancelación de la cuenta, y tener el comprobante de que ha sido cerrada correctamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here