Reunificación de deudas

0
94

Sí se te acumularon las deudas y necesitas una alternativa para aliviar tu situación económica la reunificación de deudas puede ser una buena solución para ti.

Sabemos que obtener financiación a través de los préstamos a veces es la única manera de hacer frente a los gastos. Pero, sí no los pagamos a tiempo y las deudas se acumulan, esto puede afectar a nuestra capacidad económica y a la capacidad para devolverlas.

Quizás pienses que en una situación de deudas acumuladas pedir otro préstamo no es la mejor opción. Sin embargo, la reunificación de deudas puede ser una solución que te permita aliviar tu situación económica, al menos a corto plazo.

¿Qué es una reunificación de deudas?

La reunificación de deudas no es ni más ni menos que juntar todas las deudas en una sola.

Se trata de una operación financiera a través de la cual podemos obtener un préstamo que nos permita pagar otros préstamos o créditos que tengamos.

De esta manera agrupamos la deuda en un único pago mensual de menor cuantía.

En la mayoría de los casos, las deudas se unifican en préstamos hipotecarios, aunque también existen alternativas para hacer este trámite sin hipotecas ni avales. Pero, en este caso, habrá más limitación en cuanto a las cantidades de deuda admitidas.

Gracias a la reunificación de deudas conseguiremos un único préstamo, que tendrá un tipo de interés menor pero que, como contra, su plazo de amortización será mayor.

¿Cómo funciona la reunificación de deudas?

Como decía, la reunificación o consolidación de deudas es una operación financiera que nos permite unificar todas las deudas que tengamos en un único préstamo.

El objetivo de esto es poder reducir la cuantía de las cuotas mensuales y ofrecer mejores condiciones, así como facilitarle al solicitante para que disponga de una mayor liquidez.

Para aquellos que tengan préstamos personales, créditos, deudas de tarjeta de crédito, hipotecas… esto puede permitirles reunificar las deudas agrupándolas en una sola, una deuda equivalente a la suma de todas las anteriores y con el pago de una única cuota mensual.

El formato más frecuente para realizar esta operación de reunificación de deudas suele ser a través de un préstamo con garantía hipotecaria, es decir, un préstamo en la que incluimos la vivienda como aval. De esta forma, ante posibles impagos la entidad tiene una garantía.

Este tipo de préstamos y créditos para unificar deudas suelen tener un tipo de interés entre el 5% y el 14%, y pueden obtenerse a través de una entidad bancaria, establecimientos financieros de crédito o intermediarios financieros privados.

En cuanto a las condiciones, en muchos casos si vas a solicitar un préstamo con garantía hipotecaria tendrás que cumplir la condición de que la vivienda esté libre de cargas. Esto es algo habitual en este tipo de préstamos.

Otra opción, si no tienes hipoteca ni aval, es solicitar un préstamo personal para reunificar deudas. Aunque éstos suelen tener un tipo de interés mayor.

¿Cuáles son los requisitos para reunificar deudas?

Ahora que sabes que es la reunificación de deudas y cómo funciona, vamos a explicarte un poco los requisitos que se necesitan para poder solicitar uno de estos préstamos.

Para empezar, la consolidación de deudas no está al alcance de todos, es decir, que no todo el mundo puede solicitarlo. Las entidades financieras exigen a los solicitantes unas condiciones mínimas que deben de cumplir si quieren acceder a este servicio.

Tener suficientes ingresos y capacidad para pagar las cuotas

Ya sea una nómina o una prestación, es importante que disfrutes de una buena salud en tus finanzas. El banco o entidad que vaya a ofrecerte este servicio necesitará saber qué tienes ingresos suficientes y en qué situación te dejará la reunificación. Básicamente querrán saber tu capacidad para realizar los pagos y por tanto, asegurarse de que cobrarán el préstamo.

Tener una garantía de reembolso

Cuando vas a solicitar un préstamo para reunificar tus deudas, además de tener ingresos suficientes y la capacidad de pago, es importante contar con una garantía de reembolso.

Una de las mejores garantías para los bancos es la vivienda, es decir, los préstamos con garantía hipotecaria. De hecho la mayoría de los préstamos de unificación de deudas se realizan sobre préstamos hipotecarios, pues son más económicos y los solicitantes ofrecen una garantía adicional, que en este caso es la vivienda.

Asimismo, si vas a agrupar préstamos en una hipoteca normalmente te exigirán que ya tengas una buena parte de la casa pagada. Esto significa que si firmaste la hipoteca hace poco esta opción no es para ti, pues no conseguirás que te lo acepten.

En el caso de que quieras reunificar sin hipoteca la garantía puede ser o personal (ahorros, bienes…) o a través de saldos vivos (depósitos, fondos de inversión, plan de pensiones…).

Otra opción, como no, es que una tercera persona te avale. Sin embargo, debes saber qué éste asumirá las mismas obligaciones y responsabilidades frente al préstamo.

Unificar todas las deudas pendientes

Cuando te planteas unificar tus deudas las entidades quieren asegurarse de que serán tu único deudor, es decir, qué tendrás que unificar todas tus deudas pendientes de una sola vez.

De este modo la entidad se asegurará de que no tienes otras deudas y de que no darás prioridad al pago de otros créditos antes qué al préstamo de reunificación de deudas.

¿Cuáles son las ventajas de reunificar deudas?

La principal ventaja de reunificar deudas es precisamente agrupar los préstamos y reducir lo que pagamos cada mes por estas deudas.

Con un préstamo único podremos controlar mejor la evolución de la deuda.

Además, al contraer un compromiso con una única entidad podremos renegociar los términos de los préstamos actuales en cuanto al plazo, la cuota y el tipo de interés.

Como decía, una única cuota y tipo de interés, y una sola entidad con la que negociar.

La reunificación de deudas en un solo préstamo resulta más cómodo que tener que estar pendiente de pagar varias a la vez.

Como ventaja, la cuota será menor que si tenemos que pagar los préstamos por separado. Como contra, los intereses podrían acabar siendo mayores a largo plazo.

¿Qué gastos implica la reunificación?

Cómo ya te podrás imaginar, reunificar tus deudas no será gratis. Esta operación financiera para consolidar tus préstamos en uno solo normalmente tendrá tres costes:

  • Gastos de cancelación anticipada. Aunque hay casos en los que no, la mayoría de préstamos tienen gastos sí los cancelas antes de la fecha de vencimiento.
  • Comisión de estudio y gastos de formalización de la nueva hipoteca. Sí vas a recurrir al préstamo con garantía hipotecaria tendrás que hacerte cargo de la tasación de la vivienda, la notaría y el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
  • Comisiones en caso de intermediación. Sí utilizas los servicios de una agencia mediadora seguramente obtendrás mejores condiciones y la operación será aceptada más rápido. Sin embargo, este servicio no es gratis, y tendrás que pagar comisiones.

Estos serían los gastos básicos de reunificar deudas, aunque también tendrás que añadir los gastos propios de la consolidación de las deudas que, la mayoría de veces, harán que acabes pagando más por tus deudas. Así que tenlo en cuenta.

¿Qué riesgos tiene reunificar deudas?

Cómo inconvenientes y principales riesgos de reunificar deudas destacaremos los siguientes:

  • Penalizaciones por cancelaciones anticipadas y comisiones elevadas. Muchos préstamos, como ya comentamos, te cobrarán penalizaciones por cancelarlo antes de fecha. A esto tendrás que sumarle los gastos de tramitación y formalización del nuevo préstamo único, incluyendo los gastos de estudio, notaría, gestoría y los impuestos.
  • Podrías pagar más intereses a largo plazo: Con la reunificación de deudas podrías acabar pagando más intereses a largo plazo. Así que deberías vigilar esto porque aunque la cuota será menor los plazos se extenderán y al final podrías llegar a pagar el doble.
  • Gastos de asesoramiento. Hay muchas alternativas para reunificar deudas, ya sea a través de una entidad bancaria o reunificadoras privadas. Pero éstas implican más riesgos y mayores comisiones. Hay que estar bien asesorado, y eso también tiene un precio.
  • Podrías perder tu vivienda. Sí reunificas tus deudas en un préstamo con garantía hipotecaria te estarás exponiendo al riesgo de perder tu vivienda sí no pagas.

¿Merece la pena? ¿En qué casos es recomendable?

Cómo habrás podido comprobar no siempre compensa agrupar las deudas, y de hecho los expertos recomiendan no hacerlo a no ser que sea muy necesario.

Básicamente cuando hablamos de reunificar las deudas hablamos de la última solución, a la que deberíamos recurrir si no nos queda otra alternativa. Está claro que la decisión es tuya, pero siempre recomendamos tratar de buscar otras opciones.

Recuerda que la reunificación de deudas debe ser una solución, y no una excusa para ganar tiempo mientras te pones al día de tus pagos. Ya has visto que consolidar deudas tiene unos gastos y unos riesgos, así que solo deberías recurrir a esta opción cómo último recurso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.