¿Qué es y para qué sirve el Certificado de eficiencia energética de la vivienda?

0
9
certificado energético de la vivienda

Certificado energético. Es importante resaltar que este tipo de certificado posee una escala que va de la “A” a la “G”, pero los españoles, por diversas razones, siempre tienden a desconocer la calificación energética de su vivienda.

Por ello, fue creado el “Día Mundial del Ahorro Energético”, que se celebra en el mes de octubre, cuyo objetivo principal es concientizar a los ciudadanos en todo lo relacionado con el ahorro de energía, buscando modificar hábitos de consumo, orientándolos hacia la preservación del medio ambiente.

Se considera que el ámbito ideal para actuar en esta materia es el área inmobiliaria. Por ello, desde el año 2013, se ha dado a conocer el certificado energético, el cual detalla la eficiencia energética de una edificación o parte de ella.

La meta es que los futuros propietarios o, en su defecto, los inquilinos, aprendan a valorar la eficiencia energética de su edificio.

Este tipo de certificación que posee una caducidad de 10 años, está conformada por una escala que va a de la “A” a la “G”, siendo A la calificación de mayor eficiencia y la G de menor eficiencia.

Es importante destacar que los pisos ubicados en fincas, que poseen una antigüedad superior a 30 años, tienen la posibilidad de obtener como máximo una calificación D, lo cual significa que no será posible su ascenso hasta la certificación más eficiente.

La energía dentro de una vivienda sostenible

Según datos ofrecidos por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), un 84% de las viviendas que se encuentran etiquetadas energéticamente en España están ubicados en los últimos 3 puestos de la tabla, identificadas con las letras E, F y G.

En el caso específico de Madrid, solamente 937 de los 500 mil registrados en consumos de edificios existentes en esta urbe, llegan alcanzar la letra A.

La calificación energética y su suspenso

Es relevante destacar que el 56,3% de los españoles no conocen la calificación energética de su vivienda. A esta conclusión llegaron los estudios hechos con respecto a esta materia.

En cuanto al eficiente uso de la energía en el hogar, las acciones están dirigidas a reducir la factura energética, mejorando el confort, la salud y el bienestar de los habitantes de la vivienda.

Un estudio realizado recientemente, dio a conocer que existe un interés general por parte de los españoles en favorecer la eficiencia energética de la vivienda, este se ubica en un 83,1%. Por su parte, un 54,3% sostiene que no posee capacidad económica para realizarlo.

Sin embargo, el ahorro siempre va a ser el motivo principal para darle mejoría a la eficiencia energética de la vivienda, según encuesta realizada un 74,2% lo aprueba, seguido del aumento del confort que abarca un 59,1% y la preocupación existente por el medio ambiente que alcanza un 45,3%, la mejora del aislamiento acústico ocupa un 35% y la revalorización del hogar logró alcanzar un 19,9%.

¿Cómo se obtiene un certificado energético para la vivienda?

El certificado energético para una vivienda en España tiene carácter obligatorio, ya que es un requisito imprescindible, exigido por El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a toda aquella persona que desee alquilar o vender su vivienda.

Si no tiene esta etiqueta, no tiene posibilidad de salir al mercado inmobiliario.

Este tipo de medida entró en vigencia en el año 2013, por ello, algunos propietarios no han tenido la necesidad de solicitarlo.

El certificado energético está constituido por un documento que refleja claramente la demanda energética de un inmueble que se encuentra en condiciones de ocupación, donde se toman en cuenta los sistemas de iluminación, calefacción, ventilación, agua caliente y refrigeración.

Dicho requerimiento adquirió carácter oficial cuando entró en vigencia la nueva ley, que estableció este certificado como requisito imprescindible para realizar la venta de cualquier inmueble, ya sea por intermedio de hipoteca, al contado o para su alquiler.

Aquellos propietarios que no dispongan de este certificado energético, según la ley, cometen una infracción que se traduce en una multa que oscila entre los 300 y los 600 euros.

Realmente se trata de una medida implantada por la Unión Europea, para llegar a conocer el consumo energético que posee el inmueble en relación con la electricidad, el gas y otros servicios de consumo masivo.

Además, esta norma representa una garantía para los futuros inquilinos o propietarios, ya que les proporciona una referencia del coste aproximado de todos los servicios que deben pagar en lo sucesivo al recibir la vivienda.

El documento también contiene todos los aspectos relacionados con el inmueble, lo cual permite evaluarlo y calificarlo para poder obtener la etiqueta energética.

En esta destacan todos los datos recopilados, donde se utiliza una escala, la cual puede ir desde el nivel A (más eficiente) hasta el nivel G (menos eficiente).

Asimismo, incluye una variedad de colores que identifican esos niveles, la A tiene correspondencia con el color verde más oscuro y la G con el color rojo, allí se ofrecen detalles del consumo energético que posee el inmueble, en cuanto a gas, electricidad y otros servicios adicionales.

Tramitación del certificado energético y costes

Para su tramitación, el propietario requiere hacer una solicitud formal, contactando a un profesional autorizado para ello. El coste de este servicio no está regulado por ninguna institución.

El profesional se encarga de recopilar la información de la vivienda, realizando posteriormente los cálculos para definir la calificación energética.

Finalmente, la emisión del certificado con los datos avalados por el profesional debe ser consignado en el registro para que tenga validez.

El coste del certificado energético varía, todo va a depender del tipo de inmueble, su dimensión y la ubicación que este tenga.

Sin embargo, existe la oportunidad de abaratar el precio si se hace entrega al técnico o profesional de los planos de la vivienda.

Se recomienda para ello solicitar un presupuesto previo, con la finalidad de comparar precios, verificando al técnico especialista, para elegir la oferta más conveniente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.