Pedir un préstamo personal es una decisión que muchos hemos tenido, o tendremos, que tomar en algún momento de nuestras vidas. Los préstamos personales están a la orden del día y es que es uno de los recursos más utilizados para conseguir financiación.

Si estás planteándote pedir un préstamo, independientemente de la finalidad, es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos y/o factores que pueden marcar la diferencia.

En la actualidad hay muchas entidades financieras que nos ofrecen este tipo de préstamos. Desde bancos y cajas de ahorros a empresas que funcionan como intermediarios en el mercado financiero, y los cuales pueden ofrecernos facilidades para acceder a financiación.

Evidentemente no todas las entidades ofrecen préstamos con las mismas condiciones. Así que es fundamental analizar nuestras opciones antes de elegir entre un préstamo u otro.

Afortunadamente hoy en día tenemos a nuestra disposición muchos comparadores que pueden ayudarnos a ver las características de cada préstamo de una manera mucho más sencilla e intuitiva. Y sobre todo nos servirán para decidirnos por el préstamo mejor se adapte a nuestras necesidades sin perder mucho tiempo.

Si estás pensando pedir un préstamo personal lo primero que debes de tener en cuenta es el tipo de interés. Pero no es lo único y a continuación enumeraremos algunos de los aspectos en los que debes fijarte bien.

¿Cuáles son los tipos de interés de un préstamo?

Cuando hablamos de tipos de interés es importante saber distinguir que hay varios tipos. Entre los más destacados tenemos que incluir los siguientes: TAE, que es la tasa anual equivalente, TIN, que es el tipo de interés nominal y, quizás menos conocido, CER, que es el coste efectivo remanente.

  • TAE: La tasa anual equivalente es el mejor indicador para comparar préstamos, pues no solo tiene en cuenta los intereses del préstamo sino las comisiones y gastos del mismo
  • TIN: El tipo de interés nominal es el porcentaje que se utiliza para calcular los intereses del préstamo en un periodo determinado, pues es el porcentaje que se agrega al capital cedido como remuneración durante ese plazo. En este caso el TIN no considera los gastos de la operación del préstamo, como las comisiones u otros gastos vinculados
  • CER: Igual que la TAE es un indicador del coste del préstamo, solo que en este caso solo se tiene en cuenta el plazo pendiente hasta el vencimiento del mismo.

Como decíamos, para comparar préstamos el mejor indicador es la TAE, ya que nos dará toda la información en relación al préstamo y no nos llevaremos sorpresas con gastos adicionales inesperados.

¿Cuánto tendrás que pagar por el préstamo?

Además de los tipos de interés es importante que tengas en cuenta las comisiones y otros gastos que implican los préstamos.

Como decíamos al principio no todos los préstamos son iguales. Cada uno puede estar sujeto a unas condiciones determinadas que debemos conocer antes de firmar el contrato.

A continuación, enumeraremos las comisiones y gastos más frecuentes, y que deberás analizar.

  • Comisión de estudio. Es el gasto del análisis de riesgos que realiza la entidad para decidir si te concede, o no, el préstamo personal
  • Comisión de apertura. Es el gasto de las operaciones asociadas a la formalización del préstamo
  • Comisión por la modificación. Si en algún momento decides modificar las condiciones o hacer un cambio en las garantías la entidad tendrá que volver a analizar las condiciones de la operación y eso implica un coste adicional que tendrás que pagar
  • Penalización por cancelación o reembolso anticipado. En la mayoría de casos, salvo excepciones, las entidades penalizan sí devolvemos el préstamo antes de la fecha establecida en el contrato. Esto ocurre mucho en los bancos, pues éstos dejan de percibir los intereses. Hay otras empresas de crédito qué permiten devolver el préstamo anticipadamente y ahorrarnos los intereses. Por eso decía que es importante tener en cuenta estas comisiones antes de elegir

¿Cuánto dinero vas a necesitar?

Para pedir un préstamo personal de forma responsable es importante qué analices muy bien cuánto capital necesitas y qué no pidas de más, por si acaso.

Conocer exactamente el importe requerido te ayudará a solicitar el dinero que realmente vas a utilizar. Así no tendrás que preocuparte por asumir una deuda qué no necesitas.

Ten en cuenta qué los préstamos personales se devuelven de manera progresiva y que esto está sujeto a intereses y comisiones, que se hayan estipulado en el momento de la firma del contrato.

Así que, aunque estés tentado de solicitar una cantidad superior a la que necesitas, céntrate en la financiación que realmente necesitas y evitarás acabar pagando de más por un préstamo qué se escapa de tu presupuesto.

En cuanto a los importes mínimos y máximos de los préstamos personales, la mayoría de entidades te proporcionarán cantidades que oscilan entre los 1.000 euros y los 3.000 euros, aproximadamente. Pero sí optas por un préstamo bancario la cantidad disponible será significativamente mayor, incluso hasta 60.000 euros depende del banco.

Evidentemente, para solicitar este tipo de préstamos necesitarás cumplir unos requisitos, empezando por ser solvente y tener la capacidad de devolverlo, cumpliendo con los plazos. Además de nómina pueden pedirte un aval, para garantizar el reembolso de la deuda.

¿Por cuánto tiempo lo estarás devolviendo?

Cuando vas a pedir un préstamo personal es importante que calcules muy bien cuánto tiempo necesitarás para devolverlo y cuánto tiempo podrás asumir la deuda.

Es importante que analices tu capacidad de endeudamiento y la capacidad para poder devolver el préstamo a lo largo del tiempo, sobre todo si es un préstamo a largo plazo.

Por eso, antes de solicitar un préstamo o crédito personal te recomendamos que eches cuentas y analices sí podrás devolverlo sin problemas, para evitar incurrir en retrasos qué puedan aumentar tu deuda o impagos que puedan acabar afectando de manera perjudicial a tu historial de crédito.

Compara préstamos y lee bien las condiciones

Para conseguir el mejor préstamo personal es muy importante comparar tus opciones.

Hoy en día la oferta de préstamos es abrumadora, así que es posible que decidas quedarte con la primera opción porque no te apetezca perder el tiempo buscando y comparando. Y eso puede ser un error.

En la actualidad tenemos múltiples comparadores en línea que hacen esta tarea por nosotros. Buscan entre todas las entidades financieras y bancos las mejores opciones de préstamos y las comparan para ofrecernos las ofertas que mejor se adaptan a nuestras necesidades.

Y así solo tenemos que preocuparnos por revisar unas cuantas opciones y elegir la que más nos interese. Por supuesto, es importante que leas muy bien las condiciones y lo revises todo antes de contratar el préstamo personal.

No todos los préstamos son iguales ni tienen las mismas condiciones, así que es fundamental qué conozcas todos los detalles antes de firmarlo para evitar sorpresas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.