La hipoteca y los ahorros previos para adquirir una vivienda

0
30

En líneas generales, los compradores tienen conocimiento de que los bancos o entidades en su mayoría, los préstamos que otorgan siempre tienden alcanzar el 80% del coste del inmueble.

Sin embargo, si el adquirente pudiera contar con una ayuda externa que le sirva de aval, o fuese una persona que tuviera un trabajo estable, estas condiciones representarían también una opción para la compra del inmueble.

Cuando se toma la decisión de comprar una vivienda propia se presentan algunas variables, las cuales se deben manejar con mucha moderación y disposición para resolverlas.

Aquellas personas que poseen ahorros propios, tienen muchas posibilidades de alcanzar su propósito, porque cuentan con el dinero suficiente para atender los primeros pagos que deben hacerse antes de efectuar la compra.

Estos pagos pueden involucrar la redacción del documento, la cuota inicial de la vivienda, si se requiere la firma de un abogado y otros pagos menores que también se incluyen dentro del proceso.

Dichos pagos dan acceso a la obtención de la hipoteca, porque el cliente ha logrado financiar un porcentaje del coste de la vivienda y, ante ello, las entidades financieras, según la norma, establecen el préstamo entre un 70% y un 80% del valor del inmueble.

Lo cual significa que el cliente debe cubrir entre un 20% y un 30% del coste para poder solicitar el préstamo hipotecario.

La adquisición de viviendas con hipoteca y sin ahorros previos

Según estudios realizados, para que una persona pueda adquirir una vivienda contando con su patrimonio personal, necesita ahorrar un 20% de su sueldo durante 7 años, si desea encontrar la aprobación de una hipoteca que alcance un precio medio.

Estos estudios también dan a conocer que, en años anteriores, era usual que muchos bancos concedieran préstamos aprobando la financiación de la hipoteca, que en muchos casos llegaron a alcanzar un 100%.

Pero hubo elementos que, debido a la crisis, produjeron que muchos acreedores cayeran en mora. Ante esta situación, las entidades financieras han cambiado su política hipotecaria y han reducido notablemente las financiaciones plenas que otorgaban.

Los bancos siempre están en disposición de otorgar préstamos, pero ahora, ante la debacle económica que se ha suscitado en los últimos tiempos, son muy comedidos en este sentido.

Oportunidades para adquirir vivienda por parte de los jóvenes

Las oportunidades existen, pero la financiación bancaria va a tener muy en cuenta si el perfil del cliente se corresponde con los criterios establecidos por los bancos.

Por ello, dentro de las condiciones que fijan la mayoría de las entidades financieras cuando se trata de aprobar una hipoteca al 100%, son:

  • Poseer un aval externo.
  • Que el cliente tenga un trabajo estable, con remuneración suficiente que le permita cumplir con su obligación.
  • Si posee ingresos extras porque desempeña otras labores, sus posibilidades serán más factibles, al igual de que si el préstamo es solicitado en pareja, lo cual es una garantía para el banco, porque la remuneración de ambos garantiza el pago.

Otra opción factible es la adquisición de un inmueble del banco

Se debe tener presente que. la solicitud de un préstamo hipotecario que tenga amplia financiación, siempre va a estar sujeta a una serie de exigencias por parte del banco, ya que, en la mayoría de los casos, las mensualidades tienden a ser muy altas, cuyos plazos de amortización generalmente son muy elevados.

Sin embargo, existe la opción de poder adquirir un inmueble que sea propiedad del banco.

Estos generalmente están sujetos a condiciones más favorables, teniendo en cuenta que la aparición de la crisis ha generado una enorme oleada de impagos, lo cual trajo como consecuencia que los bancos pasaran a ser adquirentes de un gran número de viviendas.

Reconociendo sin preámbulos, que una gran cantidad de entidades financieras no resultan eficientes tenedores, porque ellas consideran que poseer la propiedad de tantos inmuebles, no les produce la rentabilidad esperada.

Por esto es que los bancos siempre buscan la manera de liberarse de los inmuebles de su propiedad, ofreciendo para ello atractivas condiciones de financiamiento.

Sin embargo, cuando esto ocurre, algunas viviendas pueden a pasar mucho tiempo solas, llegando a requerir alguna inversión para realizarle alguna reforma o reparación, lo cual representa un gasto extra que podría evitarse.

Todos estos elementos tienden a considerarse cuando se quiere manejar este tipo de opción. Otra manera que se puede aplicar para lograr la aprobación de una hipoteca es a través de un valor de tasación, el cual siempre va a ser superior al valor autentico del inmueble.

Esta operación puede llegar a ser viable, ya que muchos bancos manejan como referencia el valor de la tasación para dar curso a la hipoteca.

Si el valor de tasación llegara a ser mayor al 80% del valor real de la venta, la financiación que se puede obtener va a ser mucho más elevada.

Otra opción Contar con un avalista

Cuando existe la falta de ahorros, otra opción la puede constituir el contar con un avalista, ya que esta figura facilita el acceso a una hipoteca.

Los avales, en su mayoría, son aquellos que asumen la responsabilidad de la deuda que se haya contraído con el banco, cuando el contratante se siente imposibilitado de cumplir con su obligación y automáticamente quien lo debe hacer es el avalista.

Es decir, el avalista será quien deba hacerse cargo del pago cuando el hipotecado no lo haga, independientemente del motivo que lo cause, a esto se le llama responsabilidad solidaria.

Es relevante la solvencia del avalista, ya que debe poseer una estabilidad financiera, además de ingresos suficientes para cumplir con el pago.

En muchos casos, los bancos para conceder el préstamo, exigen como garantía que el avalista posea, según el caso, un inmueble de su propiedad.

Ocurre que, en algunas ocasiones, los avalistas resultan ser los padres de los contratantes de la hipoteca, no es una situación usual, pero puede ocurrir.

También existe la figura del aval parcial, que es aquella que garantiza una parte del préstamo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.