Cuentas remuneradas y depósitos a plazo

En la actualidad tenemos diferentes opciones para ahorrar nuestro dinero y rentabilizar los ahorros. Cada día hay más alternativas entre las que elegir, aunque los clásicos siguen siendo lo más buscado entre el público, independientemente del perfil que tengan.

Cuando hablamos de clásicos nos referimos a las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo, qué suelen ser los productos bancarios más utilizados para conseguir rentabilidad sin riesgo.

Y es precisamente por eso que las entidades bancarias nos ofrecen una selección de productos de ahorro, para que podamos elegir aquellos que nos funcionen mejor a cada uno.

Cabe destacar que este tipo de productos de ahorro son muy contratados porque, como decíamos, apenas tienen riesgo. No como otros productos de inversión cuya rentabilidad depende de una alta exposición al riesgo de sufrir la pérdida parcial o total del dinero.

A la hora de elegir una cuenta remunerada o sí estás pensando en invertir en un depósito a plazo es importante que compares entre diferentes bancos las opciones disponibles. De este modo podrás encontrar el producto de ahorro que mejor se adapte a tus necesidades.

En este artículo vamos a conocer más sobre las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo, para qué puedas saber más sobre el producto en cuestión y ver si puede ser una opción de ahorro interesante para ti.

Empecemos con las cuentas remuneradas.

¿Qué son las cuentas remuneradas?

Las cuentas remuneradas son un producto de ahorro que ofrecen las entidades bancarias para que sus clientes puedan ahorrar poco a poco. Básicamente se trata de cuentas bancarias pero que ofrecen a sus titulares remuneración del dinero depositado.

De este modo, todo el dinero que depositas en la cuenta remunerada te estará aportando una rentabilidad que te servirá para que tus ahorros crezcan en el tiempo.

Una cuenta bancaria de toda la vida no interesa si lo que buscas es rentabilizar los ahorros, ya que en las cuentas tradicionales la cantidad de dinero se mantendrá  estable sin aportar nada.

Hoy en día, quienes buscan alternativas para ahorrar también buscan obtener rentabilidad de su dinero, y este tipo de productos lo ofrecen. Además de ser uno de los productos que más rentabilidad ofrecen son muy seguros, así que no tendrás que preocuparte por nada más.

Una cuenta remunerada es un tipo de cuenta bancaria qué está pensada para ahorrar.

Aunque para ello las entidades bancarias también ofertan las cuentas de ahorro realmente sí queremos una buena rentabilidad nos conviene elegir las cuentas remuneradas.

Además, en las cuentas remuneradas la inversión es recuperable, lo que significa que si en algún momento necesitamos efectivo dispondremos de liquidez sin problemas, y lo que es mejor,  sin comisiones ni penalizaciones de ningún tipo.

Las cuentas remuneradas son a día de hoy lo más recomendable para ahorrar, pues nos permiten obtener una rentabilidad de la inversión y además tendremos liquidez total para disponer del total de los fondos si lo necesitamos.

¿Qué rentabilidad ofrecen las cuentas remuneradas?

Si bien una cuenta remunerada nos puede ofrecer una rentabilidad del dinero ahorrado, conviene comparar diferentes opciones ya que no todas ofrecen los mismos rendimientos.

Dependiendo del banco podremos beneficiarnos de cuentas corrientes remuneradas más rentables, por lo que te invitamos a tomar tu tiempo para decidir aquella opción  qué pueda ofrecerte mejores condiciones.

En España tenemos bancos que ofrecen cuentas remuneradas hasta el 5% TAE el primer año.

Además de las cuentas bancarias remuneradas podemos optar por otros productos de ahorro que nos ofrecen los bancos, como los depósitos a plazo, los cuales ofrecen más rentabilidad.

rentabilidad de cuentas renumerdas

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir una cuenta remunerada?

Para elegir la cuenta remunerada más adecuada  para nosotros tenemos que tener en cuenta diferentes factores. Es importante, entre otros detalles, fijarnos en lo siguiente:

  • La rentabilidad, ya que no todas las entidades ofrecen la misma remuneración
  • El plazo de tiempo que la cuenta nos ofrece una rentabilidad determinada, pues a veces se ofrece un porcentaje durante el primer año y después baja la remuneración
  • Las comisiones, si la cuenta está exenta o no
  • El saldo mínimo y máximo. Hay cuentas qué requieren de un mínimo para empezar a aplicar los intereses y qué también tienen un límite máximo de dinero a remunerar
  • Permanencia que tendremos que cumplir en el banco al contratar la cuenta

¿Qué son los depósitos a plazo?

Los depósitos a plazo son un producto bancario qué ofrecen rentabilidad de una cantidad de dinero qué el cliente deposita a un plazo fijo. Cuando se cumple el plazo el banco devuelve el dinero depositado junto con los intereses que se hayan pactado al contratar el producto.

Si contratas un depósito a plazo fijo para depositar tus ahorros podrás beneficiarte de unos intereses extra que harán que tu dinero crezca en el tiempo. Además, los depósitos a plazo son muy seguros y rentables.

De hecho, ofrecen una de las rentabilidades más altas del mercado.

Pero, a diferencia de las cuentas remuneradas, no podremos retirar el dinero depositado hasta que se cumpla el plazo.

Esto significa que sí contratamos un depósito a 1 año tendremos que mantener el dinero invertido durante todo ese tiempo y que no podremos retirarlo hasta que venza el periodo, a no ser que queramos sufrir penalizaciones.

En cualquier caso, hay depósitos a plazo fijo para invertir tanto a corto como a largo plazo, así que si no quieres invertir tu dinero por 1 año también podrás hacerlo por 3 meses.

Todo dependerá de la oferta que te ofrezca tu banco.

¿Qué características tienen los depósitos?

Los depósitos a plazo disfrutan de las siguientes características:

  • Requieren de una cantidad mínima para depositar, y dependiendo de la entidad la cantidad de dinero para invertir en el depósito podrá variar
  • Los depósitos tienen una fecha de vencimiento tras la cual el banco te devolverá el dinero invertido junto con los intereses firmados.
  • Ofrece una remuneración de la inversión una vez que se cumpla el plazo

En los depósitos a plazo fijo no podremos retirar el dinero con antelación, así que cuando contrates un depósito asegúrate de que el plazo se adapta a tus necesidades.

En cuanto a los intereses, dependiendo del depósito podrás liquidar los intereses percibidos de forma mensual, trimestral, semestral, anual o cómo viene siendo más frecuente cuando se cumpla el plazo de vencimiento del depósito a plazo fijo.

En cuanto a las posibilidades para invertir, dependiendo del banco podrás encontrar depósitos para invertir tanto a corto como a largo plazo, con opciones para ahorrar a 6 meses, 1 año, 2 años, 5 años o incluso 10 años.

Te invitamos a que te informes mejor y tengas en cuenta tus necesidades para elegir el depósito a plazo que mejor te pueda funcionar según tu perfil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here